23 Oct 2015

Manchas en la piel

En nuestra piel pueden aparecer distintos tipos de manchas y conviene tenerlas controladas, saber en qué medida podemos prevenirlas o bien tratarlas si ya las tenemos.

Aparecen con mayor frecuencia en la cara, las manos, el escote… en general en zonas fotoexpuestas.

Evitar exposiciones prolongadas al sol, sobre todo en las horas centrales del día. Utilizar siempre cremas fotoprotectoras y, si  es necesario, protegerse con ropa. Son las mejores opciones para prevenir las manchas en la piel.

 

Tipos de manchas

  • Léntigos solares

Suelen ser redondeadas, de color marrón claro, aunque no es raro que, en ocasiones, sean más oscuras con el paso de los años. Estas manchas son muy comunes.

  • Pecas o efélides

Son muy parecidas a los léntigos solares pero estas manchas, se caracterizan porque, aparecen en la infancia. En muchas ocasiones desaparecen con el paso del tiempo.

  • Melasma

Se trata de una mancha difusa que se conoce como “paño del embarazo”, aparece principalmente en las mejillas, en el labio superior, en la frente, en el escote y en los antebrazos.

Una vez la mancha ha aparecido en la piel, se pueden realizar peelings químicos, que son tratamientos despigmentantes en los que se busca eliminar total o parcialmente las capas más externas de la piel para provocar su regeneración con el propósito de eliminar las lesiones superficiales tales como cicatrices, manchas, suavizar arrugas…

También se puede recurrir a productos queratolíticos  (ácido glicólico, ácido salicílico…) o retinoides, usados a diario por la noche. Son una alternativa segura y eficaz.

Otra alternativa es el láser  que rompe el pigmento sin dañar la piel sana. El tipo de láser a utilizar dependerá del tipo de mancha a tratar.

 

Los léntigos suelen tener un tratamiento definitivo.Es un tratamiento sencillo y con una única sesión se pueden resolver en la mayoría de las ocasiones.

Se pueden emplear diversos tratamientos ablativos superficiales como la criocirugía en spray, el peeling y/o el láser.

El  melasma tiene un tratamiento más complejo. La mancha una vez aclarada puede volver a aparecer por efecto del sol. Su diagnóstico es sencillo, pero el tratamiento puede resultar complejo y a menudo requiere tratamientos combinados.

Es imprescindible el uso de fotoprotectores durante todo el año y de fórmulas despigmentantes 2 o 3 veces por semana, aplicadas por la noche.

 

Este tipo de tratamientos deben ser realizados por especialistas cualificados.

No vale cualquier tipo de láser o peeling en este tipo de patologías.

 

Deja un comentario